por Omar Cruz Zavala  de Honduras

Contacto: cruzomarpoe1995@gmail.com


La escritora en un prestigioso teatro de su ciudad natal.

Alexandra Prudencio: una poeta que sembró amapolas en la impensable sinestesia de la vida…

 

ALEXANDRA PRUDENCIO es una artista de la ciudad de El Progreso, Yoro, Honduras, es también Licda. en Contaduría y Finanzas. Ha participado en algunas antologías poéticas centroamericanas y en festivales, también participó en el proyecto Viceversa de Atea Editorial con la sección de poemas “Sinestesia” junto al poeta Anacleto Soriano con su sección “Ecos”. Actualmente pertenece al Colectivo Cultural Atrapados en Azul de El Progreso.

 

Alexandra Prudencio, es una poeta que decidió construir sus versos, de tal manera que llegaran a sentirse como un conversatorio de amor, de aceptación, de dolor, con la suficiente belleza literaria para trascender y llevar al lector por el sendero más íntimo de su poesía.


La poeta lee su obra frente a grandes autores de su ciudad.

La poeta reconoce que es vital para el artista asumirse, e ir por aquellos rumbos que nos lleven al reencuentro, no solo con nosotros, sino también con la palabra, que es después de todo, la que nos espera en dicho recorrido. Entonces la artista con la suficiente ternura nos dice:

CADA VEZ QUE HABLABA

 

Cada vez que hablaba,

su resonancia quedaba vibrando a mí alrededor.

Mi angustia era cada vez más grave,

el espesor de su alma me había colaborado tanto

que para mi era indispensable su presencia.

 

 

No quería escuchar a nadie más,

ni a la nada,

no me bastaba nada,

nada era incomprensible,

era una tonta.

 

Es por eso que había tomado la decisión de salir a buscarla,

me aventuré al mundo,

salí con coraje,

salí sin pensar.

 

Mi cometido era encontrarla consiente,

esperaba que aun existiera,

que diera un brinco pero que no apresurara el paso,

que se detuviera y atravesara las fronteras.

 

Que mirara más allá para enfrentar barreras,

que de zancadas pasara cada estación,

deponiendo conjeturas

despojándose de vestidos que no entonan bien con la ilusión.

 

Entonces sin sollozar, ni hablar

nos encontráramos en cualquier esquina,

abrazándonos por medio del viento

que tan amable prestaría sus brazos.

 

Sin excusas, era tan necesario salir con ese coraje,

emprender un camino de gracia,

devolver al gusto lo reprimido,

y sentarse a estimar lo que es.

 

La historia de las mujeres fué y sigue siendo escrita, con todas las lágrimas y la sangre que les ha tocado derramar desde tiempos bastante remotos. La autora lo sabe, también sabe que es necesario hacer sentir ese sufrimiento, pero reconoce que puede mostrar otra manera de ver a la mujer, desde ángulos estéticos, sin perder claro está, su voz, su imagen y su lucha. Ella nos cuenta desde la intimidad de su obra:

YO SOY MUJER

 

Yo soy mujer,

y te comento que:

Mi valentía se pone a cuestas cada que me levanto,

que la gritería solo violenta mi estado,

que mi llanto para vos supone debilidad

cuando tu llanto para mi ensordece la curiosidad.

Para consolarte no tengo segundas intenciones

porque mi sororidad permite.

 

Te comento:

Que el ciclo de mis 28 días también es una lucha para esta sociedad,

que me enfrento a una revancha de sórdidos precipicios.

 

Te comento:

Que mis hermanas atrapadas en fronteras,

batallan por un momento lleno de sinceridad,

lleno de amor

de libertada,

de paz,

pese a….

¿Qué si puedo?

¡Claro!

Ahora me levanto, Sigo, Corro, Vuelo, Ando.

 

La brillante artista chilena Mercedes Sosa en su momento escribió; “cambia, todo cambia” un canto a la renovación del alma, de las ideas y también, de la historia convencional de la humanidad. Alexandra, también cree que en esa metamorfosis, su poesía se vuelve vigente, siendo escrita por su mano renovadora, que trata con dulzura el andar de quienes hemos leído su obra, y hemos encontrado en ella, un bálsamo para sanar un par de heridas. Para finalizar la poeta nos dice:

TODO PASA

 

Ya te pasará,

pasará el aire frente a tu cara,

pasarán las lágrimas caminado,

todo pasará.

 

Pasará la vida sin pedir aventón,

una flor en metamorfosis,

un rincón con o sin telarañas,

pasarán las ignominias,

los colores pasan.

 

Pasará la gente,

pasarán los caminos por mis pies,

pasa hasta el arcoíris más bello,

y el crepúsculo pasa.

 

Pasarán las horas gritando, como multitud en el tiempo.

Todo pasará al final,

éste escrito pasará de mi memoria,

ni siquiera se despedirá.

Pasando puedo escribir un instante/la vida/ un libro sólo de este pasar.

 


Información de citado

Omar Cruz Zavala, 12/01/2023, Alexandra Prudencio: una poeta que sembró amapolas en la impensable sinestesia de la vida…, Blog de Panamá Poético https://panamapoetico.com/blog


 

Sobre el autor de la nota

Omar Cruz es hondureño por nacimiento, estudiante de la carrera de Periodismo y Antropología, autor del poemario: Hologramas de ayer, hoy y para siempre… (Atea Editorial, 2019) sus artículos y poesía han sido publicados en revistas de México, Argentina, Colombia, Venezuela, Honduras, Guatemala, España, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Perú e Italia. En Septiembre del año 2022 fue finalista en el concurso de cuentos de ciencia ficción, suspenso, misterio y terror convocado por la revista literaria mexicana Inéditos. Su poesía está en antologías de: Honduras, Guatemala, El Salvador, Colombia, Venezuela y México.

 

Pin It on Pinterest

Comparte esto

Podría ser útil para tus amigos