por Hugo J. Vélez Astacio  de Nicaragua

Contacto:

 

A Luis Colindres

Cuando ustedes lean el presente artículo, ya se sabrá el resultado del partido final de la Copa mundial que se realiza en Qatar organizado por la FIFA. Unos celebrando la victoria y otros llorando no haber podido hacer lo deseado para evitar la derrota.  Hoy sábado que redactamos el presente escrito, la mayoría en el mundo con gran expectación espera una final grandiosa muy  a pesar que ligeramente en su conjunto, la selección de Francia aventaja a la selección de la  Argentina en representación de América, dado lo nivelado de sus acciones que le llevaron ser finalistas. La gran mayoría de espectadores en el mundo, espera la final con gran ansiedad y admiración de lo que podrían realizar en el partido, especialmente el gran Leonel Messi con la magia de las habilidades que le asisten versus la destreza y velocidad del joven consolidado de la gran estrella, como lo es Kylian Mbappé.  Cualquiera que gane sea Francia o Argentina, se convertirá en Tricampeón Mundial.

Mientras el mundo continua, y especialmente en el mundo occidental que es mayoritariamente cristiano, al entrar a la etapa final de los días de Navidad, que en principio es un periodo maravilloso ya que son los días en que junto a la familia con alegría se celebra con mucho sentimiento espiritual, la dicha del nacimiento como fruto bendito, de la mujer bendita entre todas las mujeres por estar llena de Gracia; se tienen sentimientos encontrados ante la tristeza  de lo cruel y rudo de las circunstancias contradictorias que se viven, en donde se dan injusticias ante la falta de equidad; guerras absurdas sin causas justas causantes de tanto dolor y llanto; odios y rencores como cruda y triste realidades soportadas.

He mencionado al inicio el deporte,  el futbol en este caso como factor favorable de unidad, que bien puede unir a los gobiernos que se adversan. Así hemos visto en Qatar jugar amistosamente a las selecciones de Irán y EE.UU., superando los motivos y/o sistemas que difieren a los gobiernos. Los pueblos lo merecen, por lo que estoy seguro que estos días de Navidad bien pueden ser días que insten a que se tengan buenas voluntades en los líderes políticos, y estos puedan así llevar felicidad a los pueblos y hogares que hoy sufren los horrores de las guerras, como la que hoy viven los ucranianos ante la invasión impuesta por el imperio de la Rusia Putinista. Que el espíritu de amor, grandeza y paz que inspiran los días de Navidad que brinda y ofrece, prevalezca en los seres sea una realidad, es nuestro deseo.

Sirvan las siguientes líneas como un mensaje de Navidad. En nuestro país Nicaragua, tenemos un héroe sin fusil, Rubén Darío que de manera visionaria cantó NO a la guerra en su poema “¡Pax!”. En sus palabras introductorias dice: “Voy a dar lectura a un poema Paz, en medio de tantos ecos de guerra. Encontraran en él un marcado carácter religioso, lo cual queda bien en este inmenso país, que a pesar de sus vastas conquistas prácticas y de su constante lucha material es el único en el mundo que tiene un Thanksgiving Day”. Aquí unas estrofas:

Se grita: ¡Guerra Santa!
acercando el puñal a la garganta
o sacando la espada de la vaina:
y en el nombre de Dios,
casas de Dios de Reims y de Lovaina,
!las derrumba el obús 42!…
!No, Reyes!…Que la guerra es infernal, es cierto.
Cierto que duerme un lobo
en el alma fatal del adanida;
más también Jesucristo no está muerto.
!Y contra el homicidio, el odio, el robo,
Él es la Luz, el Camino y la Vida!

……………………………..

¡Oh, pueblos nuestros ¡ ¡ Oh pueblos nuestros ¡ Juntaos
en la esperanza y en el trabajo y la paz.
No busquéis las tinieblas, no persigáis el caos,
y no reguéis con sangre nuestra tierra feraz.

……………………..

Ved el ejemplo amargo de la Europa deshecha,
ved las trincheras fúnebres las tierras sanguinosas;
y la piedad y el duelo sollozando los dos.
No, no dejéis al odio que dispare su flecha,
llevad a los altares de la paz miel y rosas.
Paz a la inmensa América. Paz en nombre de Dios.
Y pues aquí está el foco de una cultura nueva,
que sus principios lleve desde el Norte hasta el Sur,
hagamos la Unión viva que el nuevo triunfo lleva,
The Star Splanged Banner, con el blanco y azur…

17 de diciembre de 2022


 

Información de citado

Hugo J. Vélez Astacio, 23/12/2022, ¡Lo grandioso de los días de Navidad!, Blog de Panamá Poético https://panamapoetico.com/blog


 

Sobre el autor y el traductor de la nota

Hugo J. Vélez Astacio.  Originario de Chinandega, Nicaragua. Cursó estudios de Administración de Empresas en la UCA y obtuvo el Programa de Alta Gerencia (PAG) en INCAE Alajuela, Costa Rica. Después de estar al frente de la  Gerencia General de varias empresas e industrias fue Director General de Transporte Terrestre (DGTT-MTI). Actualmente Escritor e historiador. Ha sido colaborador de artículos de opinión del diario “La Prensa” (LP). Autor de nueve libros publicados. Como dariano amante y estudioso de la vida y obra de Rubén Darío, ha publicado dos obras.

 

Pin It on Pinterest

Comparte esto

Podría ser útil para tus amigos